martes, 31 de agosto de 2010

"Campesino catalán con guitarra". Joan Miró.

Mi pequeño homenaje a Miró en dos visitas a la colección Thyssen, y recordando una antigua exposición temporal en la Fundación Miró de Barcelona, donde vi la génesis de ese cuadro a través de recortes de periódico y bocetos.


Sobre ese fondo azul, la barretina
recuerda los inicios del trabajo.
No queda mucho más del campesino,
la pipa en llamas y su corazón
que abajo e invertido parece un as de picas.

Pero eres —como siempre— honesto cuando creas,
tan sólo simplificas la idea original
quitando lo superfluo y dejando en el cuadro
lo que tú consideras importante.

























JOAN MIRÓ. CAMPESINO CATALÁN CON GUITARRA, 1924.

Hoy me dejo de historias (tecnicismos),
y me abandono en ese mar azul,
¡qué importa la intención o si su origen
fue un collage de recortes de periódico!

Hoy día ya no intento defenderte
ni discutir con esos detractores
que dicen: “¡eso no, eso es de niño,
me va a tomar el pelo con sus manchas!”

Simplemente me pierdo por tus mares
de colores profundos o de islas,
o en esos cielos de constelaciones,
o en esa simple estrella solitaria,
o en esa raya que interrumpe nada,
y soy feliz mirando..., y eso es todo.

"De museos por Madrid". Ricardo Fernández Esteban

Adenda de agosto de 2017: Este poema pertenece al libro digital "De Museos por Madrid" que he editado en varias ocasiones. Ahora lo estoy revisando y preveo publicar una nueva edición digital a finales este año. En este enlace encontraras los poemas del libro publicados en este blog.


4 comentarios:

la fisgona dijo...

La fisgona se queda perpleja ante tu gran producción. Eres el nervio hecho palabra. Estoy obliga a visitarte más veces.

Martha Cecilia Cedeño Pérez dijo...

Ricardo,
He llegado a tu blog por el Laberinto de Ariadna. Me gusta y seguiré visitándolo.
Un saludo,
Martha

Morgana de Palacios dijo...

Como homenaje son unos poemas naturales y muy sentidos, Ricardo, se te nota la sencilla admiración y el efecto feraz que te provoca el cuadro de Miró.

Simplemente me pierdo por tus mares
de colores profundos o de islas,
o en esos cielos de constelaciones,
o en esa simple estrella solitaria,
o en esa raya que interrumpe nada,
y soy feliz mirando..., y eso es todo.

Y es que lo sublime nos suele llegar de una forma muy simple.

Namasté.

Pepa Llorens Llopis dijo...

Quien engrandece más la obra, tus letras o la paleta? amalgama de arte Ricardo!!!