martes, 3 de agosto de 2010

Autorretrato. Picasso, 1972

La poesía y la pintura son dos artes con muchos puntos de contacto, ya dijo Simónides (V a.C.) que La pintura es poesía muda y la poesía pintura hablante. Como me gustan ambas, me animé a dar voz a cuadros que me atraían. 

  
Dijiste, al contemplar tu autorretrato:
“Creo que di, por fin, con algo nuevo,
no se parece a nada de lo mío”.
Y fue esa última vez que te pintaste
cuando nos muestras todo lo que sientes;
porque lo hiciste como lo hace un niño,
con lápices y ceras de colores.
Tú que nunca pensabas en la muerte,
la dibujaste ya dentro de ti.

"De Museos por Madrid" (Poemario digital)
Ricardo Fernández Esteban ©

Picasso. Autorretrato. 1972
Fuji Television Gallery. Tokio. Japón.

Este autorretrato lo pintó Picasso el año antes de su muerte sobre papel con lápices y ceras de colores. Por desgracia, está Tokio, y sólo lo pudimos ver en el Prado en la temporal del Retrato español en 2004.


Nota de Julio de 2016: Mi poemario digital "De museos por Madrid", permite ver los cuadros en que se inspiran los poemas a través de enlaces a webs en internet. Estoy revisando la versión original y dentro de unos meses os lo podré volver a ofrecer. De momento aquí tenéis más información de este libro

2 comentarios:

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Fue fiel a un momento y ya cansado aún como artista podía dominar el trazo. La vejez en declive imparable se ve que era así viéndose a sí mismo en esos ojos que reflejan angustia vital; seguramente miraría su imagen en el espejo mientras dibujaba y es la única forma de hacer un autorretrato o por una fotografía. Es una mirada angustiosa.

Era un genio en su estilo.

María José Collado dijo...

Interesante simbiosis. Fundir las artes es el camino para elevarlas.Todas se complementan. Saludos.